dimecres, 1 de març de 2017

LA MOSCA

¡Hay una mosca en la sopa!
¡Hay una maldita mosca en mi maldita sopa!
¿Cómo puede pasar una cosa así en el barco más caro del mundo?
Eso y mucho más era lo que desde hacía un buen rato gritaba uno de los comensales del comedor principal.
El jefe de sala se había aproximado diligentemente a la mesa y esperaba con paciencia a que acabara aquel monólogo ensordecedor para pedir disculpas al pasajero.
¡Pero él insistía en seguir gritando!
En el plato de sopa había una pequeña mosca flotando con las patas hacia arriba, apenas si se la veía: era el preludio de lo que unos segundos después pasaría con el indestructible cascarón de acero...

Titan-Maniac

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comenta